El poder de la conexión

alicia-petresc-759634-unsplashHoy, en la calle, observé una escena que me llena de motivación!! En sentido contrario a mi venía caminando una mujer que empujaba un coche con un bebé, y junto al coche una niña de aproximadamente 3 años. La niña se veía ofuscada, algo le reclamaba a su mamá y sus gestos corporales transmitían frustración. La mujer (asumo que era la mamá), se detuvo, se agachó, la miró a los ojos, y le preguntó algo que la niña respondió con la frustración que traía pero algo controlada. A la siguiente intervención de la mamá, la niña respondió sólo verbalmente… por su cuerpo ya no corría ansiedad o frustración. Acto seguido la mamá abrió sus brazos y la niña acogió el gesto, se dieron un abrazo real, puro, sincero, lleno de amor. En ese instante yo pasaba junto a ellas y escuché que le dijo a la niña «por hoy vamos a descansar ¿te parece?»
Qué ganas de unirme a ese abrazo, qué ganas de hablarle, transmitirle mi admiración, agradecerle por la escena que me regalaron… es gratificante que un sólo gesto respetuoso hacia un niño puede generar tanta felicidad en un instante y extenderse por un largo período. 

Deja un comentario