No le castigues por llorar

Recuerdo que una vez me sorprendí haciendo cosas para evitar que mi hijo llore. Es que lloraba tanto que me agotaba… y su timbre era tan agudo… peor aún, a veces el llanto pasaba a gritos, y ya no sabía qué hacer para que se calle… yo me estresaba mucho. A veces me culpaba pensando “¿Cómo no voy a ser capaz de calmarlo? ¿Qué clase de madre soy?” después de la culpa pasaba a la rabia y me enojaba con su llanto. ¡Ya deja de llorar!… pero sentía que si me dejaba llevar por la rabia podría hasta llegar a pegarle… y sabía que eso no era una solución. Cuando lograba la calma me preguntaba ¿Y si la próxima vez mejor le doy lo que quiere y me evito todo esto?

Entonces, sin darme cuenta, empecé a actuar en función de su llanto.

Hasta que me di cuenta.

Hoy quiero decirte que el llanto es la manera de comunicación más eficiente que tienen los bebés y algunos niños y niñas también. Es la señal de que la están pasando mal. Cuando no pueden expresarlo claramente a través del lenguaje, el llanto es la opción. Para superarlo requieren que los adultos aportemos: contención, compañía y modelaje.

¿Cómo responder al llanto cuando estoy agotada/o?

Lo pongo así porque el cansancio es lo que nos lleva a usar castigos.

Cuando sientas cansancio y el llanto de tu hijo/a te despierte estrés, puedes tener en cuenta lo siguiente:

  • Probablemente él o ella también esté cansado/a o estresado/a
  • Está bien si no estás en condiciones de hacer lo que haces siempre: tomar en brazos, acurrucar, pasear, cantar, o cualquier respuesta activa. Está bien, no te culpes, ni te obligues. Simplemente reconócelo y acéptalo: «No estoy en condiciones de hacer esto. Hoy no»
  • Simplemente deja que tu hijo/a exprese su emoción y hazle saber que estás ahí, ya sea tomándole su mano, acostándote a su lado, sentándote cerca.
  • Cuando haya pasado la crisis, conversen sobre cómo se sienten, qué pasó y cómo lo superaron.
  • Procura ser siempre honesta/o acerca de cómo te sientes, así evitarás que te exijan más allá de lo que puedes dar en ese momento, y tus motivos (algo muy concreto y simple), para evitar que se echen la culpa de tu estado emocional.
  • Mantener el respeto hacia sus estados emocionales les enseñará a respetar los estados emocionales de los demás.
  • Recuerda siempre que lo estás haciendo muy bien, ya que estás dando lo mejor que puedes.

Deja un comentario