¿Por qué y cómo validar la emoción?

Cuando sientes tristeza o rabia ¿Qué esperas de tu pareja, de tus amistades importantes o de tu familia?

¿Qué crees que espera un niño o una niña de sus adultos significativos cuando siente tristeza o rabia?
Si estuvieras triste por la muerte de un familiar, ¿te gustaría que venga tu hermana y te diga “no pasó nada” o “ya, no exageres” o “no es motivo para llorar tanto”? La muerte de un ser querido es un duelo, así como también lo es que se rompa un juguete favorito, un cambio de casa o que se acabe un rico pastel… todas esas situaciones representan una pérdida.

Quizá podrías pensar que no es lo mismo, pero ¿podemos juzgar la intensidad de lo que está sintiendo la otra persona? Así como no nos gustaría que alguien minimice nuestros sentimientos, tampoco es respetuoso minimizar los sentimientos de los niños, niñas y adolescentes. De nadie, en realidad. Porque sólo uno sabe lo que en realidad está sintiendo.

Las personas en etapa de niñez reaccionan más desde lo emocional, porque su cerebro está aún inmaduro. Aún no han desarrollado la habilidad de autorregularse (hasta después de los 6 años). Esto se traduce en que, cuando sienten algo, por ejemplo rabia, es una rabia intensa, pura y sin regulación.

Si quieres que tu hijo/a se sienta aceptado/a y respetado/a, antes de corregir su conducta, valida su emoción.

Pasos para validar la emoción:

Con ejemplos de cómo decirlo

Nombrarla: «Me doy cuenta de que te sientes…»
Permitirla: «Está bien sentirse así. A todos nos pasa y es normal»
Empatizar: «Yo también me he sentido así cuando…» o «Yo también me sentiría así si….»
Mostrar disponibilidad: «¿Quieres que te abrace?» o «¿Quieres que me quede contigo mientras…?» o «¿Qué puedo hacer para acompañarte?» o «¿Cómo puedo ayudarte?»

Deja un comentario