Consejos útiles para empoderar v/s subsidiar

por Lynn Lott y Jane Nelsen (Traducido del inglés por Ari Hurtado de Molina. Adaptado al chileno por Paula Carmona)

Nos hemos dado cuenta por experiencia de lo hábiles que somos la mayoría de nosotros para usar respuestas que subsidian con nuestros hijos y de las escasas habilidades que tenemos para usar respuestas empoderadoras.

Nuestra definición del término subsidiar es: “Entrometerse entre los niños (y jóvenes) y las experiencias de vida, para minimizar las consecuencias de sus decisiones”. Las respuestas que subsidian incluyen (contexto: tarea escolar no realizada):

1.- HACER TODO POR ELLOS: Hacer las cosas que los niños pueden hacer por ellos mismos (rescatándolos después de gritonearles). “No puedo creer que nuevamente hayas dejado las cosas para última hora. ¡No sé qué va a ser de ti! Bueno, esta vez lo haré yo, pero la próxima simplemente tendrás que sufrir las consecuencias”

2.- DARLES DEMASIADO: Comprarles todo lo que quieren: celulares, ropa cara, juegos electrónicos, comida chatarra. “Mi amor, pensé que harías tu tarea ahora que te compré un celular nuevo, ropa que apenas puedo pagar y te pasé plata”

3.- SOBORNAR Y/O PREMIAR: “Te daré un teléfono nuevo, dinero, juego electrónico, chocolate, si haces tu tarea”

4.- SOBREPROTEGER: Decirles qué ponerse o cuándo abrigarse para que no les dé frío (como si no pudieran saberlo o aprender por ellos mismos), escoger a sus amigos, mostrar temor exagerado al peligro. “Mi amor, apúrate y haz todo lo que puedas ahora, mientras yo preparo tu ropa y caliento el auto para que no pases frío cuando te lleve al colegio.”

5.- ESTAR ENCIMA DE ELLOS: Levantarlos por la mañana, hacerles la lonchera con el almuerzo, llevarlos en auto a lugares donde podrían caminar o llegar en bicicleta, justificarlos de no ayudar a la familia porque tienen tarea. “Simplemente no entiendo. Te di permiso de no hacer tus tareas de la casa, te levanté temprano, te llevé a todas partes para que tuvieras más tiempo, te preparé tus almuerzos… ¿Y aún así no pudiste hacer la tarea?

6.- MENTIR POR ELLOS: Dar la cara por ellos frente al profesor, escribir justificativos escolares con cualquier excusa cuando en realidad se levantaron tarde, o decir que no le contarás a mamá/papá.

7.- CASTIGAR/CONTROLAR: No dejarlos salir, quitarles los privilegios, crear un horario tuyo para ellos. “Bueno, entonces no podrás salir y las perdiste todas conmigo, no tendrás internet, ni podrás ver tele, ni juntarte con amigos, hasta que hayas terminado tu tarea”.

8.- SERMONES DE “QUÉ” Y “CÓMO”: Decirles lo que pasó, lo que provocó que pasara, cómo se deben sentir y lo que deberían hacer al respecto. “¡No me sorprende! Te vi perdiendo el tiempo viendo tele, haciendo leseras con tus amigos y levantándote tarde. Te debería dar vergüenza. Más te vale cambiar de actitud o vas a ser un/a vago/a toda la vida.”

9.- SERMONES DE “CUÁNTAS VECES” Y “POR QUÉ NO PUEDES…”: “¿Cuántas veces te he dicho que termines tu tarea temprano? ¿Por qué no puedes ser más parecido a tu hermano? ¿Por qué no puedes ser más responsable? ¿Qué va a ser de ti cuando yo no esté?

10.- CULPAR Y AVERGONZAR: “¿Cómo pudiste hacer algo así? ¿Por qué siempre se te olvida y nunca terminas tu tarea? No puedo creer que seas tan floja/o”.

11.- VIVIR EN NEGACIÓN: “Mi hijo nunca haría una cosa así”. Estar totalmente ajeno a las costumbres en cuanto al sexo y a las drogas. Creer que las cosas son peligrosas sin informarte bien. “Pues bien mi amor, estoy segura de que realmente no necesitas hacer tarea. Es una tontera que los maestros esperen que la hagas. Eres lo suficientemente inteligente como para que te vaya muy bien sin hacerla.”

12.- RESCATAR / ARREGLAR: Comprar cosas nuevas para reemplazar lo que el niño pierde, quedarse despiertos hasta tarde para ayudarle a hacer (o para hacerle) la tarea en el último minuto. “Me apuraré y te la haré mientras que te vistes y tomas tu desayuno. Perdóname por no hacerte huevos, tostadas y palta. Estoy segura de que mañana tú harás tu tarea”.


 

Nuestra definición de empoderar es “darle a tus hijos el control para que tengan el poder sobre sus propias vidas y para que puedan aprender de sus errores”. A continuación se mencionan algunas posibilidades que se pueden usar en respuesta al reto de la tarea no hecha:

1.- MUESTRA CONFIANZA: “Tengo fe en ti. Confío en que encontrarás lo que necesitas. Yo sé que cuando algo es importante para ti, tú sabes qué hacer”

2.- RESPETA LA PRIVACIDAD: “Respeto tu privacidad y quiero que sepas que estoy disponible si quieres conversar esto conmigo”.

3.- EXPRESA TUS LÍMITES: Comparte lo que piensas, cómo te sientes y lo que quieres, sin sermonear, dar lecciones de moral, insistir en llegar a un acuerdo o demandar que alguien te dé lo que quieres. “No estoy dispuesto/a a ir al colegio a dar la cara por ti. Cuando llame tu profesora, te voy a pasar el teléfono o le diré que debe conversar el tema contigo”. Es esencial tener una actitud y tono de voz respetuoso (No es un reproche, sino una decisión).

4.- ESCUCHA SIN COMPONER, IGNORAR O JUZGAR: “Me gustaría escuchar lo que piensas acerca de esto”

5.- CONTROLA TU PROPIO COMPORTAMIENTO: “Estoy dispuesta a llevarte a la biblioteca siempre y cuando nos pongamos de acuerdo en la hora con anticipación. No estoy dispuesta a andar corriendo por estar a última hora. Si necesitas mi ayuda para tu tarea, por favor avísame con tiempo”.

6.- DECIDE LO QUE VAS A HACER CON DIGNIDAD Y RESPETO: “Estoy disponible para ayudarte con las tareas entre las 7:00 y las 8:00 los martes y jueves. No ayudaré en temas de último minuto. Si quieres, puedo enseñarte habilidades para manejar el tiempo o cómo armar una rutina”

7.- SÉ CONSECUENTE CON AMABILIDAD Y FIRMEZA: “Puedo ver que estás estresado por andar a última hora. Estoy segura de que lo resolverás. Estaré disponible los martes y jueves de 7:00 a 8:00.

8.- LIBÉRATE DE SUS ASUNTOS SIN ABANDONARLO: “Me gustaría que vayas a la universidad, pero no estoy segura de que eso sea importante para ti. Cuando quieras, con gusto podemos conversar de lo que piensas o de tus planes sobre la universidad.”

9.- ACUERDOS, NO REGLAS: “¿Podemos sentarnos a ver si podemos hacer un plan para las tareas con el que los dos quedemos conforme? Vamos a anotarlo en la agenda de la reunión familiar para que podamos llegar a un acuerdo.

10.- AMAR Y DAR ALIENTO: “Te quiero tal y como eres y respeto que elijas lo que es mejor para ti”

11.- PIDE AYUDA: “Necesito tu ayuda. ¿Me puedes explicar por qué no es importante para ti hacer la tarea?”

12.- COMPARTE TUS SENTIMIENTOS: Comparte tu verdad usando el proceso:

“Siento ____________ porque _______________ y quisiera___________” sin esperar que alguien más sienta lo mismo o te otorgue tu deseo. Este es un gran modelo para que los niños reconozcan sus sentimientos y deseos, sin esperar nada a cambio. “Me siento molesta cuando no haces tu tarea porque valoro mucho la educación y pienso que sería de un beneficio tan grande en tu vida, que realmente quisiera que la hicieras”.

13.- SOLUCIÓN CONJUNTA DE PROBLEMAS: “¿Qué pasa con tu tarea? ¿Podrías escuchar lo que me preocupa? ¿Podríamos hacer juntos una lluvia de ideas para encontrar soluciones en conjunto?

14.- COMUNICACIÓN RESPETUOSA: “Me siento demasiado alterada como para hablar de esto ahora. Anótalo en la agenda de la junta familiar para que podamos hablar de esto cuando no esté tan sensible”.

15.- ENTREGA INFORMACIÓN EN VEZ DE ÓRDENES: “Me he dado cuenta de que pasas mucho rato viendo series y chateando con el celular durante el tiempo que destinaste para hacer las tareas. También he observado que habitualmente dejas la tarea para última hora y después te sientes desanimada/o para terminarla”

16.- PROMUEVE EL APRENDIZAJE A PARTIR DE LOS ERRORES: “Me dí cuenta de que te sientes mal por esa mala nota que te sacaste. Confío en que esta experiencia te servirá de aprendizaje y encuentres lo que necesitas para conseguir la nota que tú quieres sacarte”

COMENTARIO: Estas afirmaciones y acciones que empoderan podrían no parecer tan poderosas a los padres que están acostumbrados a los resultados a corto plazo que se obtienen al controlar, rescatar o abandonar. La parte difícil para los padres es que ceder el poder a los hijos casi siempre resulta en errores y fracaso. Sólo cuando entendemos que los errores y el fracaso son una parte importante de la vida exitosa, entenderemos también la importancia de estas afirmaciones y acciones empoderadoras.